Kushi es mi perrita, inspiración y resultado del Movimiento Prohibido Castigar ©. Muchas de las cosas que escribo se basan en mis experiencias con ella; la idea misma  de  desarrollar estos conceptos más a fondo y plasmarlos en forma sistematizada surgió de la “clase” diaria que tengo con ella.

Desde hace muchos años estoy convencida de que, para poder disciplinar  a un niño, no es necesario castigarlo. Y el trabajo que he venido desempeñando con padres de familia en mi práctica privada es un reflejo de ello. Sí, las ideas han ido evolucionando y, en la medida que esto sucede, más me he enamorado del tema.  Éste es, seguramente, mi tema favorito y del que más me gusta escribir y compartir.

Sé que para algunas personas resulta raro, molesto, aún ofensivo, que utilice ejemplos de un animal en mi página. Comparto algunos de los comentarios que he recibido en Facebook :

“…  comparar la crianza de un niño con un perro me parece ilógico, porque el perro no va a crecer y ser adolescente ni va a tener momentos de rebeldía…”

“ Por qué la relación del mal hábito de chuparse el labio comparándolo con un perro??? A quién en su sano juicio se le ocurre hacer esto…? ”

“Sí, pero poner ejemplos educando perros es lo peor que he visto… ”

“ Ejemplifiquen mostrando una criatura. Yo también tengo perros y es más fácil porque obedecen…”

En respuesta a éstos y otros comentarios, me gustaría platicarles por qué escribo acerca de Kushi.

Yo en ningún momento estoy comparando a los niños con los perros. Yo amo a los niños y a los animales, pero no los comparo – los respeto. Utilizar ejemplos de esta perrita obedece a varios motivos fundamentales:

  • accesibilidad

Paso mucho tiempo jugando con ella y enseñándole nuevas conductas; para ambas esto es divertido y estimulante.

  • confidencialidad

La única autorización que requiero para poder escribir acerca de ella o compartir un vídeo es la mía…

Cuando una mamá dice “Ejemplifiquen mostrando una criatura,” ¿¿¿se imaginan los problemas que esto representaría???

A quién de ustedes le gustaría tener a la Doctora Nancy viviendo de forma permanente en su casa para poder filmar a su hijo durante largos períodos de tiempo, hasta que encuentre yo un segmento con el que puede ilustrar una conducta?

Porque, claro está, primero habría que ilustrar la conducta que queremos modificar para después poder mostrar el resultado de la aplicación de alguna de las estrategias del Movimiento Prohibido Castigar ©.

Por otro lado, ¿quién de ustedes estaría dispuesta a darme el permiso de subir un vídeo que muestra a su niño haciendo un gran berrinche?  ¿O que no obedece? ¿O que no quiere comer?

Suponiendo, además que ustedes estuvieran de acuerdo, sería necesario obtener una autorización ante notario de que ustedes otorgan ese permiso pues, de lo contrario, yo no lo haría. Más aún: además de recibir su autorización, me parecería muy  importante recibir también la del niño, pues creo que sería una falta de respeto subir vídeos de esta naturaleza, aunque sea de ayuda para los demás, sin autorización expresa y bien registrada ante notario  del niño… si esto fuera posible –  además de la  de sus padres.

Lo más cercano que tengo a poder compartir ejemplos de esta naturaleza son los testimonios que comparto con ustedes a los que, además, les modifico el nombre para que las personas no sean reconocidas.

  • facilidad

Me es muy fácil ilustrar las conductas que yo deseo con segmentos de vídeos que le he tomado o que le tomo de forma propositiva para ilustrar un punto específico.

Y para quien dice “Yo también tengo perros y es más fácil porque obedecen…”  la verdad es que no todos los perros obedecen; los perros que obedecen lo hacen porque han sido bien educados. Y yo no conozco ningún otro ejemplo que pueden utilizar de algún perro que haya sido enseñado a obedecer sin necesidad de castigo –  no estoy diciendo que no existan, pero yo no los conozco.

  • inspiración

Cuando yo comparto uno de estos vídeos, muchas veces les comento: si yo puedo hacer esto con una perrita, ¿se imaginan que pueden hacer ustedes con sus hijos?

  • agradecimiento

Pero el motivo más importante es por agradecimiento a este pequeño ser, que tanto me ha acompañado y que tanto me ha enseñado acerca de la belleza del aprendizaje afectivo y efectivo, en un ambiente  de confianza y amor; en un ambiente donde NO ES NECESARIO CASTIGAR.

Por favor no se equivoquen y no malinterpreten mi deseo de compartir estos vídeos.  Lo hago con un profundo respeto por ustedes, por sus hijos y por todos los que nos acompañan en este espacio.

¡¡¡Gracias Kushi!!!